jueves, 4 de enero de 2018

Año Nuevo japonés


           
         En Japón, desde 1873, celebramos el año nuevo  (Shogatsu) el día 1 de enero, al igual que otros países. 
          En tiempos antiguos nuestra fecha de celebración era la misma que en calendario chino, por eso probablemente, exista alguna confusión en este tema del año.       
        
          Las fiestas sólo duran tres días en  realidad, aunque los preparativos son muchos. Durante esos tres días sólo trabajan los servicios indispensables para la ciudad, como los hospitales. 


          
          Los japoneses nos reunimos con la familia en esos días. Si nuestra familia está lejos, viajamos para ir a verlos.  Esos días jugamos a juegos tradicionales , como las cartas ( Hyakunin isshuu).  También comemos comidas especiales, como " toshikoshi soba", " osechi  ryori" y " mochi".
           
          En Japón nos gusta comenzar nuestro año con todo en orden: nuestras deudas pagadas y nuestra casa limpia. Así como en muchos países de Europa tienen costumbre de hacer una limpieza profunda de las casas en el verano,  en mi país la hacemos en los días previos a estas fechas.

                Una vez todo está en orden, decoramos nuestros hogares con unos pinos originales y preciosos, que llamamos " kadomatsu" y que representan la longevidad. Como sabéis, Japón es uno de los países con personas más longevas.  Los kadomatsu deben ponerse desde el 14 de diciembre hasta el 14 de enero y, durante ese mes, está prohibido cortar pinos.

           Solemos visitar en estos días algún templo en familia, o viajar para estar con nuestros seres queridos que viven lejos.

        El último día del año hacemos una fiesta con nuestros amigos o compañeros de trabajo, que llamamos "bōnenkai" (忘年会).
         
  
          Son fiestas para el agradecimiento también. Entregamos regalos ( seibo) a los que nos ayudaron durante el año y el día uno se hace un reparto especial en el correo, con todas las cartas de felicitación( nengajō ) que hemos enviado a los que nos importan. 
   Suelen reciclarse los amuletos y decoraciones utilizados durante el año y cambiarlos en mercadillos. 
        Muy importante: celebrar " los primeros". El primer baño del año, la primera escritura, la primera vista al santuario... Cada "primero" es una celebración en sí mismo. 
         El 11 de enero se rompen y comen los pastelitos "mochi " que sirvieron de decoración ( los helados, ya nos los los hemos comido antes...).