martes, 29 de diciembre de 2015

Ochobo

     El mundo de la mujer está cambiando lentamente en mi país, quizá demasiado lentamente, pero lo importante es que avanza.
 
    A veces mis amigos se sorprenden por las cosas que ven cuando me visitan. Una de las tradiciones que sorprenden es el "ochobo".
 
   Probablemente nunca habréis visto a una mujer japonesa comiendo a dos carrillos una hamburguesa o un perrito caliente. En Japón existe una costumbre, llamada "ochobo", por la que está mal visto que las mujeres abran mucho la boca en público. El ideal de mujer nipona tiene la boca pequeña y modesta.
 
     A pesar de la rebeldía de las nuevas generaciones, esta costumbre pesa aún de forma muy considerable.
 
     Hace tiempo, una marca de hamburguesas creó una servilleta especial para que las mujeres pudiéramos comer alimentos grandes en público, sin temor a ser maleducadas.
 

sábado, 7 de noviembre de 2015

Nyotaimori





          Hay algunas costumbres en mi país, que suenan un poco extrañas para los que no son de aquí.
          No todo el mundo lo practica, pero en los ambientes de negocios, y en los grupos de amigos más abiertos, a veces cenamos o comemos de esta forma...
 
            Yo he participado como comensal alguna vez, pero nunca he sido bocado ni alimento en estos encuentros. Me pongo en el lugar de esta mujer y pienso qué pasará por su cabeza durante el tiempo que dura la cena o la comida... en qué pensará... si sentirá placer o vergüenza..
 
           Os dejo un vídeo para ilustrar más esta entrada.
 
 http://www.dailymotion.com/video/xmopy0_nyotaimori-el-sushi-corporal_school

          Y si os animáis... ¡ Que disfrutéis mucho de vuestro nyotaimori!
 

domingo, 1 de noviembre de 2015

Air dolls

     

Un gran problema en Japón es la escasez de mujeres. Tengo amigas que "trabajan" en su tiempo libre haciéndose pasar por novias de algunos chicos, para que la familia de éstos crea que tienen pareja. Las familias los dejan así " en paz" durante un tiempo, porque ya no les inquieta su soledad.

     Me gusta ser sincera respecto a mi país. Y hay cosas que no me gustan o que, sencillamente, me entristecen.

     Muchos hombres se ven abocados a la soledad y buscan soluciones para paliarla. Algunas de esas soluciones son tristes: se quitan la vida. La tasa de suicidios ha disminuido mucho en mi país en los últimos años, pero ha llegado a ser muy alarmante. Incluso hubo una época en la que había grupos que realizaban suicidios colectivos.


   Otras soluciones, aun siendo tristes también, son menos dramáticas: utilizan como compañía  "air dolls", "love dolls", "sex dolls"  o muñecas hinchables.
 
     La gran perfección de estas muñecas actualmente y la enorme soledad que sienten estas personas hacen de esta artificial compañía una especie de terapia que no se puede juzgar a la ligera.



        
     Y no penséis que sólo se usan para el sexo, como en otros países de Europa. Muchos japoneses las tratan como a esposas, las visten con vestidos caros, y las sientan en su mesa.

    Algunos, los más osados, las llevan en el coche a pasear.

         

martes, 4 de agosto de 2015

Santuario Itsukushima

 
     Hay muchos lugares mágicos para mí en Japón. Uno de ellos es el Santuario de Itsukushima, un santuario sintoísta, situado en la isla del mismo nombre, cerca de Hatsukaichi, en la prefectura de Hiroshima.
 
     Se incluye en la lista del Patrimonio  de la Humanidad de la UNESCO desde el año 1996.
 
     Una de las cosas que más llaman la atención es que está construido sobre el agua.
 


 

     Se considera que fue fundado en el año 593, pero su existencia sólo está confirmada a partir del 811. Anteriormente se le conocía como el "Santuario de la provincia de AKI".

     Los edificios principales son el Honden (edificio principal y santuario), el Haiden (oratorio) y el Heiden (edificio de las ofrendas) alineados con el gran Torii
      
        Enfrente está el Hirabutai (plataforma ceremonial), donde tienen lugar las danzas ceremoniales Kagura. Del Hirabutai parten dos corredores para el Este y para el Oeste, que se unen a los edificios secundarios del templo.

       Existe aún un segundo conjunto de santuarios llamado el Sessha Marodo-jinja.

     Los edificios principales del Santuario fueron destruidos por un incendio en 1207 y reconstruidos ocho años después, para sufrir una nueva destrucción por el fuego en 1223. Nuevamente fueron reconstruidos en 1241 y son de esta fecha las edificaciones que encontramos, actualmente, en el Templo.
 
     Dado que el Itsukushima-jinja se construyó sobre el mar, sufrió frecuentes daños a lo largo de los tiempos, especialmente el gran Torii, que sufrió múltiples reconstrucciones, la última de las cuales fue en 1875. También fueron añadidos nuevos edificios: el Gojûnotô (la pagoda de los cinco niveles) en 1407, el Tahôtô (la pagoda de los dos niveles) en 1523 y varios Honden (edificios con altares a diversos kamis).



     Existen muchos santuarios sintoístas en Japón pero el Santuario Itsukushima es universalmente reconocido como uno de los más bellos y bien conservados, constituye el mejor ejemplo de arquitectura tradicional y valiosa técnica artística, integrado en un paisaje natural extraordinario.

 
(Fuente de información: Wikipedia; fotos de la red)

domingo, 12 de julio de 2015

Los genkan

 

     
      Una de las costumbres típicas en mi país es  quitarse los zapatos para entrar en las casas, en las escuelas, y en muchos otros sitios. 
 
     En casi todos los hogares japoneses hay un genkan, una especie de escalón por debajo de la entrada principal.
 
     Los japoneses, al llegar a casa, nos quitamos los zapatos y los dejamos en el genkan.  Lo más habitual es tener preparado unas suripas ( zapatillas) especiales para ponérnoslas al llegar, que sólo utilizamos dentro de la casa, aunque  algunos japoneses prefieren usar los calcetines.
 
    
 

      El motivo de este hábito es prevenir cualquier contaminación procedente de la calle y mantener la casa más limpia.
 
        Esta costumbre también es común en las escuelas, pero en éstas, para mantener el orden, es más frecuente que tengan muebles donde colocar el calzado para uso exterior.







                              




                               Genkan en una escuela


 

martes, 31 de marzo de 2015

Ninjutsu


     Ninja kanji.svg

     El ninjutsu (忍術?), también conocido como shinobi-jutsu, y como ninpō (忍法?), es el arte de guerra japonés del espionaje y la guerrilla.
 
     Este arte marcial, se basa en grupos de técnicas y tácticas (consideradas clásicamente 20) que han utilizado supuestamente los ninja durante siglos. Los primeros datos que se tienen de la utilización de ninjas en el campo de batalla data del siglo V, lo que nos da una idea de la antigüedad de este estilo de lucha, que se complementaba con el aprendizaje de muchas habilidades útiles para el espionaje, como la caracterización o falsificación de documentos, así como ciertas prácticas esotéricas derivadas del Mykkyo, sistema espiritual japonés esotérico.
   


 

 Se llama Jinichi Kawakami. Es un ingeniero japonés de 63 años y  tiene la fama de ser el último ninja sobre la Tierra, el último dirigente del clan Ban, cuya antigüedad se remonta a 500 años y en el cual aprendió las legendarias habilidades que se atribuyen a esta sociedad guerrera.
 
     Kawakami asegura que, actualmente, los ninjas han dejado de existir más allá de la atracción turística, el cebo con que se atraen visitantes a Iga, una ciudad montañosa al suroeste de Tokio donde alguna vez habitaron.
 
     Las enseñanzas del ingeniero comenzaron a la edad de 6 años, sin mucha conciencia de lo que hacía ni muchos recuerdos actuales de su mentor, Masazo Ishida, un hombre que, dice, se vestía como un monje budista. “Fue mucho después cuando me di cuenta de que estaba practicando ninjutsu”, declaró Kawakami a un diario australiano.
 
   Su entrenamiento también pasó por otros aspectos como el estudio de reacciones químicas, del clima y de la psicología, demás del desarrollo de distintas habilidades físicas y mentales como la concentración o la escucha atenta de sonidos prácticamente inaudibles (por ejemplo, la caída de una aguja sobre el piso). Igualmente se formó en las adversidades del dolor, el hambre, el frío y el calor.
 
     Con 19 años Kawakami heredó el título de maestro, accediendo así a otro tipo de conocimientos e instrumentos, una tradición que esencialmente se trasmitió de boca en boca.
 
    Sin desmentir ni confirmar las creencias en torno a los ninjas, Kawakami asegura que mucho de este arte se basa menos en la fuerza que en la oportunidad de tomar desprevenido al oponente, con la guardia baja, aprovechando a partir de este momento la distracción y la confusión, sea para atacar y vencer o para engañar y huir.
 
     Y aunque el hombre se cuida mucho de decir que es el último ninja en este mundo —por temor a rivales que quisieran arrebatarle lo que sabe—, al mismo tiempo dio a conocer su renuncia a tomar a su cargo a un aprendiz, condenando a la extinción a la estirpe de los Ban y a los ninjas al recuento que solo la historia pueda hacer de su existencia en este mundo.
 

sábado, 7 de febrero de 2015

Jardines japoneses

    
     No tengo mucho tiempo para poner nuevas entradas en mi blog, así que he pensado compartir sólo imágenes hoy. Cuando me preguntan por qué amo tanto a mi país, les respondo que ésta es una de las razones:





 
¿ Acaso no es el lugar más encantador del mundo? Lo siento, pero para mí, sí. Objetivamente.

miércoles, 14 de enero de 2015

Costumbres sexuales en Japón


     Muchas personas occidentales tienen una idea equivocada sobre las costumbres sexuales de mi país. Tengo que reconocer con tristeza que, a pesar de ser un país con un gran potencial erótico, es uno de los lugares donde menos sexo se practica, al menos sexo como se entiende en otros lugares, como relación íntima entre dos personas.

    Si tenéis tiempo, escuchad este documental español que cuenta la verdad... A mí me ha dejado triste, la verdad.

    Para acceder al vídeo, podéis pinchar    AQUÍ