viernes, 9 de diciembre de 2016

Kotatsu

   


     En los pocos días libres de los que disfruta Li,  tiene por costumbre leer en su kotatsu y tomar té con sus amigos por la tarde.
 
      Un kotatsu ( (炬燵) es un tipo de mesa especial típico de Japón. Está formado por un marco de mesa hecho de madera y cubierto por una manta suave y pesada, sobre la cual se apoya. Se coloca normalmente sobre una alfombra delgada o un cómodo futón. Debajo, en el hueco de la mesa,  pegado a la madera,

hay una estufa eléctrica o de carbón vegetal que calienta el espacio debajo de la manta. 
      
 
  
        En general, una persona se sienta en el piso con sus piernas (o, en el caso de una siesta, la mayor parte de su cuerpo) debajo de la mesa con la cobija encima. Aunque esto sólo calienta la parte inferior del cuerpo, puede mantener a uno caliente aun estando en un cuarto sin calefacción adecuada.


 
      
        La mayoría de las casas japonesas tradicionales tienen poco o ningún aislamiento térmico. El kotatsu es una manera barata de mantenerse caliente durante el invierno, porque los futones atrapan el aire caliente.
    

        El kotatsu fue desarrollado hace muchos años para gente que vestía la ropa tradicional japonesa, ya que permitía que el aire caliente penetrara por las piernas y saliera por el cuello, calentando todo el cuerpo, pero ahora ha evolucionado y sigue adaptándose a los atuendos modernos. 

lunes, 4 de julio de 2016

Las " Onna- bugeisha"

"La emperatriz consorte Jingū llega a Corea".
Pintura de 1880.
 
          Cuando hablamos de samuráis, todos pensamos en figuras masculinas japonesas. Pero tenéis que saber que también hubo mujeres samuráis hace mucho tiempo, durante los períodos Kamakura y Sengoku.
 
          Eran valientes y fuertes y luchaban en las batallas al lado de los hombres. Hábiles en el manejo de todo tipo de armas cortas,su especialidad, eran, sin embargo, las armas de largo alcance.
 
         En Japón se las recuerda y venera con cariño. La onna- bugeisha preferida de Li es, desde siempre,  la emperatriz Jingu ( 169-269 a.c). Ella era la emperatriz consorte del  Emperador Chūai.
 
          Se dice que lideró un ejército en una invasión a Corea y regresó victoriosa a Japón después de tres años, aunque tengo que contar que muchos historiadores, incluyendo eruditos japoneses, rechazan la leyenda de Jingū .